Los cuencos tibetanos son instrumentos sagrados y antiguos provenientes de nepal. El sonido de los cuencos tibetanos y sus  armónicos, sirven para equilibrar los planos físico, mental y emocional. Los sonidos y las vibraciones que generan los cuencos, tienen la propiedad de modificar las ondas cerebrales, favoreciendo los estados de relajación y meditación. El masaje sonoro implica hacer sonar el cuenco muy cerca del cuerpo o  bien apoyado en el cuerpo para que llegue tanto el sonido como la vibración, que nos afecta por el principio de resonancia. Dentro de los mas importantes beneficios encontramos: el logro de una profunda relajación y armonización, alivio del stress, equilibrio de los hemisferios cerebrales, la mejora en la concentración, armonización del sistema nervioso y un refuerzo de las defensas del organismo. "Una experiencia única "