Randolf Stone, creador de la terapia de polaridad, integró sus conocimientos occidentales y orientales (osteopatía, naturoterapia, quiropráctica, acupuntura, herbología, ayurveda) que le proporcionaron el conocimiento de los campos electromagneticos sutiles del cuerpo. La terapia de la polaridad, centra su atención en el estudio de la " fuerza de vida", nuestro campo energético y su relación con el universo. Su base es la simetría, la unión de los opuestos y el equilibrio entre antagónicos y contrarios, para lograr la unidad mente, cuerpo y alma. En la práctica se utilizan técnicas de contacto física y no físico para enviar energía a todo el sistema, abrir los puntos bloqueados, alineando la fuerza de vida en el cuerpo. Como resultado se vivencia una profunda relajación, paz mental, equilibrio, energético del cuerpo.