La reflexología es una terapia que aspira a promover el restablecimiento del equilibrio energético del organismo. Se trabaja en los pies y en las manos, estimulando las áreas reflejas de los órganos del cuerpo. Entre sus beneficios: alivia tensiones musculares generales, alivia el stress, mejora las funciones del sistema nervioso, circulatorio y digestivo, contribuye a la eliminación de toxinas. Mejora tambien los desequilibrios emocionales y el estado de ánimo. Estimula el poder curativo latente en el cuerpo.